NOTICIAS

Julio 14, 2014

Gabriel Brnčić

Gabriel Brncic

Resumen: Compositor, investigador y profesor de composición, se formó en la cátedra de Gustavo Becerra-Schmidt, Facultad de Ciencias y Artes Musicales, Universidad de Chile. Además estudió viola y oboe y ejerció profesionalmente como intérprete. Realizó estudios superiores en el Instituto Di Tella de Buenos Aires, intercambiando con importantes compositores americanos y europeos (Alberto Ginastera, Gerardo Gianini, Luigi Nono, Iannis Xenakis y John Cage). Con sus obras (cerca de 200 en su catálogo) ha contribuido al repertorio musical acústico y electroacústico, constituyéndose en un importante referente nacional e internacional. Producto de ello, llegó a ser maestro en el Estudio de Música Electroacústica Phonos, Barcelona, España, donde fue seguido por innumerables jóvenes compositores, latinoamericanos y españoles. Su relación con Chile ha sido permanente, ofreciendo talleres, conciertos y conferencias en diferentes universidades de Santiago, Valparaíso y Valdivia, entre otras ciudades del país. Producto de su trayectoria y aportes al desarrollo de la música chilena e internacional, la Asociación Nacional de Compositores – Chile, ANC, con el acuerdo y apoyo de sus propios colegas socios, en reconocimiento de sus méritos lo postula al Premio Nacional de Artes – Mención Música 2014.

Breve Reseña Bibiográfica: Gabriel Brnčić Isaza, nació en Santiago de Chile el 16 de febrero de 1942. Su padre, Zlatko Brnčić, de Punta Arenas, poeta, dramaturgo, profesor y flautista, poseedor de una vasta cultura musical, inició a su hijo en la formación musical, lo cual queda atestiguado a través de la obra 4 Diálogos, para flauta y violín, de Juan Amenábar, dedicada a Zlatko y a Gabriel cuando éste tenía la edad de once años. Su madre, Gabriela Isaza Grove, de Valparaíso, profesora de Francés, gran amante del cine y del teatro, introdujo a Gabriel en la lengua francesa y su literatura.

Compositor, investigador y profesor de composición, inicia su trayectoria musical en la cátedra de Gustavo Becerra-Schmidt, entre los años 1959 y 1964, en la de la Facultad de Ciencias y Artes Musicales de la Universidad de Chile, donde obtuvo el título superior de Licenciado en Composición. Asimismo, estudió oboe y viola en el Conservatorio Nacional de Música de la Universidad de Chile, habiendo ejercido profesionalmente como intérprete de estos instrumentos. También en este período obtuvo su Bachiller en Matemáticas e inició sus estudios de Ingeniería y de Química en la Universidad de Chile. Ya desde los 17 años manifestaba, a través de sus decisiones formativas, una fuerte intuición por lo que sería la búsqueda de una síntesis del pensamiento musical, que opera entre la inefabilidad de los sonidos y la objetividad de las ciencias.

Rápidamente, en el período que va del año 1965 al año 1978, Brnčić obtiene sus primeros reconocimientos internacionales (beca Guggenheim y OEA, entre otros), y además accederá a una formación superior, como compositor, en un contexto que se erguía como referente innegable en América Latina: nos referimos al Centro Latinoamericano de Altos Estudios Musicales del Instituto Di Tella (CLAEM). Allí, no sólo estudiará con compositores tales como Alberto Ginastera, Gerardo Gandini y Francisco Kröpfl, pues es en este gran lapso donde se elaboran ideas esenciales en el pensamiento del compositor, todas ellas marcadas por la búsqueda, la experimentación y el hallazgo. Compositores como Luigi Nono, Iannis Xenakis y John Cage, visitarán el CLAEM posibilitando a sus estudiantes tener un contacto directo con las tendencias de la música más actual. Este período en Argentina se extenderá para Brnčić hasta el año 1970, cuando el Instituto Di Tella será clausurado por la dictadura militar. Luego de este hecho, le es encargado la conformación de un nuevo laboratorio que no podrá sobrevivir dada las continuas hostilidades por parte del régimen imperante, las cuales afectaron físicamente y moralmente la integridad y seguridad suya y la de su familia. Es así que fue obligado a abandonar la Argentina, llegando a establecerse como exiliado en la ciudad de Barcelona, España, hacia fines de 1974.

Ya en ese país, gracias a sus años de experiencia en aspectos técnicos y habiendo avanzado sólidamente en un pensamiento pedagógico de la composición, fue seguido muy de cerca no sólo por los jóvenes compositores españoles, sino también por muchos latinoamericanos que pasaron o se establecieron en Barcelona hacia fines de 1974. En este contexto imparte cursos de composición y electroacústica, situación que lo conduce a su integración en el Estudio de Música Electroacústica PHONOS, que había fundado recientemente Josep Ma Mestres Quadreny, Andrés Lewin-Richter, Lluís Callejo y Rosa Ma Quinto, haciéndose cargo de todas las aristas de su funcionamiento (pedagogía y administración), junto a una larga lista de conciertos, conferencias y publicaciones.

La alternancia de esta rica actividad académica y la difusión permanente de su obra se extiende, no obstante el exilio y la distancia hacia nuestro país. Y si hay una característica que marca la personalidad de este compositor, es su profundo compromiso con Chile y con las nuevas generaciones de compositores. Es así como, desde fines de los años ochenta, comenzará un sinnúmero de viajes destinados a aportar en el resurgimiento de la música chilena de tradición escrita, realizando cursos de composición en los centros de estudio más importantes de nuestro país.

De acuerdo a lo que señala el investigador español Claudio Zulián, en la poética musical desarrollada por Brnčić se conjugan dos cuestiones fundamentales relacionados con los problemas generales de la cultura: la caída de las jerarquías culturales y sistemas de pensamiento que ha sido utilizada por el compositor como una liberación y reconciliación con la tradición; y el desarrollo de una reflexión sobre los procedimientos musicales y artísticos en general. Ambas preocupaciones son articuladas de manera original en Brnčić a través de un vasto catálogo de obras (alrededor de 200) que comprende música de cámara en los más diversos formatos, música para danza, obras orquestales, música electroacústica sola o mixta, etc.

La influencia de la figura de Brnčić en la formación de nuevos compositores chilenos se ha dado de manera directa e indirecta. Es de aquellos maestros que rehúyen de la trasferencia de un sello particular en la música de sus alumnos. De hecho, el concepto de alumno o discípulo ya es muy cuestionado por él mismo.

Gabriel Brnčić ha desarrollado una carrera brillante, que se conjuga con cualidades humanas de aquéllas raramente vistas. Su trayectoria y aportes como compositor, investigador y docente son incuestionables, tanto en el contexto mundial como en nuestro país.

Posee una amplia producción que podemos constatar a través de su catálogo, pero también existe un desarrollo fuerte y consecuente de su pensamiento, su técnica y sus elementos con la vida misma. En definitiva, una actitud ética frente a la creación, conducida con humildad y responsabilidad histórica.

El haber configurado un pensamiento musical crítico, basado en la observación del devenir social y cultural, articulado con el desarrollo de una técnica compositiva y el uso crítico de la tecnología han hecho de la poética musical de Gabriel Brnčić una propuesta artística sólida que habla, de manera implícita, de una sensibilidad que corresponde indudablemente al patrimonio de nuestro país.

Sus propuestas composicionales de calidad complejizan las relaciones siempre móviles y escurridizas que se dan entre material, intención compositiva y recepción, siendo este último aspecto el espacio en cual advertimos su fuerte compromiso artístico, materializado en muchas de sus obras como una mirada particular sobre Chile y en su idea de aportar constantemente en la formación de las nuevas generaciones de compositores.

Habiendo hecho este breve recorrido biográfico, que da cuenta de una vida siempre activa y de un legado artístico consistente y trascendente más allá de nuestras fronteras, la Asociación Nacional de Compositores-Chile, ANC, considera que el compositor chileno Gabriel Brnčić Isaza es merecedor del Premio Nacional de Artes – Mención Música 2014 y manifiesta su reconocimiento y apoyo público e incondicional hacia su persona y trayectoria.

Envíenos sus comentarios...

    ©Asociación Nacional de Compositores. Todos los derechos reservados